• Barrios Latinos

A descubrir el Son Jarocho de Veracruz

#MEXICO


Hace algunos años, en clase de español, vi una proyección de La Jaula de Oro de Diego Quemada-Diez, salido en 2013. Más allá de la película - que aconsejo fuertemente - una música me queda en la cabeza. Me conmueve tanto como me intriga. ¿ De dónde viene ese sonido puro que tiene la capacidad sorprendente de tocarte en lo más íntimo y al mismo tiempo transportarte al final del mundo ? ¿ Que cuenta ? ¿ Cuál es su historia ? Es para responder a esas preguntas que encontré el son jarocho….



A los orígenes del son jarocho


El son jarocho es un estilo musical popular que viene de la región de Veracruz en México. Vinculado a la historia y la identidad mestizada de América Latina, las influencias del son jarocho son múltiples. La primera es precolombina, procedente de sonidos místicos y ceremoniales del México prehispánico. Más tarde, la colonización condujo al desarrollo de la cultura del flamenco en la región. Las canciones sin micro, las melodías de cuerdas punteadas o los bailadores que chasquean sus tacones como percusiones muestran la influencia de la música española. Y no hay que olvidar la aportación de la cultura afro-descendante resultante de la trata de esclavos. Su influencia es más rítmica: el uso de la síncopa y la rapidez de los cantos permiten al son jarocho tener una identidad rítmica singular.

Heredero de tres culturas (indígena, africana y española), el son jarocho queda una música perfectamente anclada y identificada al territorio de Veracruz. Se desarrolló en el siglo XVIII acompañando los momentos de vida de las comunidades mexicanas de Veracruz. Hoy en día, son grupos emblemáticos como Los Cojolites, Son De Madera o Los Vega que hacen sonar el son jarocho en la región.


¿Qué es el son jarocho?


Un elemento esencial del son jarocho es el fandango. El fandango es el momento en el cual los habitantes se reúnen para escuchar, cantar y bailar el son jarocho pero también comer, tomar y festejar. Las fiestas están dedicadas a todas las celebraciones de la vida de las comunidades: matrimonios, vigilias, ciclos agrícolas…. Se mezcla música, baile y poesía cantada.


Las melodías musicales del son jarocho usan casi solo instrumentos de cuerda. El requinto hace la melodía y la jarana lo acompaña. Puede haber también guitarras, una arpa y percusiones como la quijada (una mandíbula de burro) y la tarima (sobre la cual los bailadores chasquean sus tacones).

El son jarocho es de tradición oral. Los cantos son poesías cuyas las interpretaciones cambian según los pueblos, los grupos… La forma tradicional de la poesía es la décima, un conjunto de estrofas constituidas de 10 versos octosílabos. Hay una forma de preguntas / respuestas a menudo entre los cantantes: uno canta un verso, el otro responde con el mismo verso o no. Tratan del amor, la naturaleza, los animales…Todo lo que concierne el cotidiano de las comunidades de Veracruz. La caña de Chuchumbé por ejemplo trata de la relación compleja entre los campesinos y su tierra, la dureza del trabajo y el amor que sienten él.



La tradición del son jarocho: el peligro de una práctica folklórica


La tradición del son jarocho es a pesar de todo bastante débil. Relacionado principalmente a las celebraciones importantes de la vida de los habitantes de ese territorio rural durante los siglos XVIII y XIX, el término « jarocho » era al principio usado para designar peyorativamente esa población calificada de rústicos y burdos.


Las transformaciones del siglo XX (extracción petrolera, éxodo rural…) hacen que los paisajes de la región de Veracruz cambien y los antiguos espacios comunitarios pierdan su centralidad. Después de la revolución mexicana, el nacionalismo cultural se desarrolla. Ese movimiento intenta reincorporar las expresiones populares regionales al patrimonio simbólico mexicano. El son jarocho es por consecuencia transformado y se convierte en una práctica folklórica destinada a la consumación y la promoción de lugares turísticos. Lejos de sus orígenes en los fandangos tradicionales de las comunidades rurales de Veracruz.


A partir de los años 70, el « movimiento jaranero » compuesto de jóvenes músicos originarios de Veracruz, critican fuertemente esas transformaciones. Diferentes grupos como Mono Blanco, Son de Madera, El Chuchumbé, Los Cojolites quieren recuperar la autenticidad musical del son jarocho rural y volver al fandango tradicional. Pero el hecho de que sea de tradición oral dificulta su desarrollo y su protección.


En 2014, el Estado de Veracruz propone una inscripción de esta práctica al registro del patrimonio inmaterial de la humanidad. Los actores del son jarocho la rechazan porque temen la institucionalización de una práctica más cerca del turismo patrimonial en lugar de una política de protección y de revalorización.


Si el son jarocho siempre está a medio camino entre la voluntad de defender la tradición y los proyectos de institucionalización del patrimonio, sigue siendo un símbolo identitario regional asumido y reivindicado. Aunque las historias y las culturas son diversas, el son jarocho siempre ejerce su función de unificador en las comunidades de la región desde hace más de tres siglos. ¡ Y qué mejor que reunirse y unirse festejando ! Para tener la suerte de viajar a Veracruz y disfrutar del son jarocho, no dudes en escuchar la playlist siguiente ! ¡ Buena escucha !



La playlist también está disponible en Youtube !


Inès

7 vues0 commentaire

Posts récents

Voir tout