• Barrios Latinos

El fenómeno del trap argentino signará el fin del rock?

#ARGENTINA


« Te guste o no te guste, somos el nuevo rock and roll, niño ».


Así fue como en su último proyecto musical, Trueno (Mateo Palacios, 18 años) acompañado por Wos (Valentín Oliva, 22 años) las dos referencias actuales del rap argentino dieron rienda suelta a las pasiones con esta frase sacada de “Sangría”, uno de los títulos del álbum. Pero es el trap realmente asimilable al nuevo rock argentino ?


Una pequeña historia del trap argentino, del Parque Rivadavia a la cima de los charts latinoamericanos


Si los raperos puristas como los fieles del rock argentino lo critican tanto es porque el trap conoce un éxito fenomenal. Y aunque el hogar de una multitud de joyas musicales como el reggaeton, es y sigue siendo Puerto Rico, Argentina conoce un desarrollo estruendoso en la industria musical con el nacimiento del trap que se posiciona rápidamente en la cima de las plataformas de streaming latino americanas.


Sin embargo, en sus inicios nada dejaba suponer una tal fama. Los orígenes del trap se encuentran en los freestyles y las batallas improvisadas en parques y barrios de Buenos Aires. Un símbolo: el Quinto Escalón. Las legendarias batallas del Parque Rivadavia en Caballito (Buenos Aires) hicieron surgir entre 2012 y 2017 la mayoría de los traperos de la música argentina actual : Wos, Dani, Duki, Lit Killah…


Creado por Ysi A, el Quinto Escalón se transformó en la más importante competición de freestyle latinoamericana. El rapero Wos es una figura emblemática de esta competición con 4 títulos en su palmarès más uno de campeón internacional de la Red Bull Batalla de los Gallos en 2018 (título que ganará el año siguiente un tal Trueno…). Es seguramente esta lealtad hacia sus orígenes hip hop que hace del trap argentino una excepción.


En 2016, Duki, aprovechando sus éxitos en freestyles, saca su primer single titulado “No vendo Trap”, el primer título trapero argentino. Regresa un año después acompañado de Khea y Cazzu con la canción “Loca” que va a cambiar la vida musical argentina. La popularidad es tan grande que Bad Bunny hace un remix en 2018. La escena trapera argentina llega a lograr una visibilidad internacional y se instala definitivamente en el panorama musical latinoamericano. 2018 es el año de la consagración para el trap, superando horizontes donde ni siquiera pensó pertenecer un día : medios tradicionales, grandes salas de representación, festivales... Desde sus inicios underground, se vuelve poco a poco entidad poderosa del mainstream. Las cifras hablan por sí mismas: “Loca” de Duki, Khea et Cazzu supera las 500 millones de vistas en Youtube, “Adán y Eva” de Paulo Londra tiene más de 600 millones de escuchas en Spotify y más recientemente, “Machimula” de Trueno y Nicki Nicole superaron los 125 millones de escuchas en Spotify.


Esta popularidad se explica seguramente por la variedad de artistas que el trap propone. Hay para (casi) todos los gustos. Tanto que puede dirigirse al gran público y ser mezclado con sonoridades reggaetoneras como lo demuestran Paulo Londra o Lit Killah o ser más puro y oscuro con artistas como Neo Pistea o Ecko. Las versiones femeninas de Cazzu, Nicki Nicole y Dakhillah y las más cercanas del hip hop clásico (Wos, Trueno) como el trap alternativo de Dani, Ca7riel y Paco Amoroso nos traducen esta diversidad.


Un Conflicto Rock/Trap?


Gracias a su popularidad y a su diversidad, el fenómeno trapero aguanta frente a las críticas que no se detienen. Más allá de los puristas hip hop/rap, los fans del rock nacional (género de referencia en Argentina) tienen una baja opinión de la juventud trapera. El uso del autotune, la letra y los ritmos por lo general bastante básicos no ayudan mucho. Para ser sincera, yo misma tenía muchos prejuicios. De hecho, durante la ceremonia de los Premios Gardel de 2018, Charly García, leyenda del rock argentino, declaró después de haber asistido a un live de Duki sobre la canción ‘Rockstar” que había que prohibir el autotune. Todo un símbolo. Pero después de todo, oponerse a los cánones de referencias y dominantes es uno de los principales objetivos del trap. Y en primer lugar, el rock...




Sin embargo, la rebeldía de una juventud en clara oposición con la autoridad, el mundo adulto y el sistema presente ¿no era ya la base con la cual se construyó el rock durante la segunda mitad del siglo XX? Presentándose como el nuevo soporte identitario de la juventud, el trap parece tomar el espacio que ocupaba antes el rock nacional. Incita a la comparación. Más allá de la popularidad, el público (principalmente jóvenes de barrios populares), los temas (contestaciónes políticas y sociales, drogas, sexo…) y la actitud (rabia, energia) llevan a este tipo de comparaciones.


Pero ante todo, la influencia del rock puede ser directa e incluso reivindicada por algunos traperos. Ca7riel y Paco Amoroso empezaron en un grupo de rock. Astor también se inscribe en la línea de un Spinetta, otra figura incontestable del rock argentino. Sin embargo, es gracias al trap que los dos artistas conocen el éxito. Representantes del trap alternativo, siguen tocando su música con una banda de rock a sus lados, y no dudan en retomar estándares del rock argentino como “Semen Up” de Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota o también “Crimen” de Gustavo Cerati. De hecho, puedes encontrar también un sample de Los Redonditos de Ricota en la canción de Wos “Luz Delito”. Y si muchos traperos parecen inscribirse en la herencia del rock, algunos rockeros no dudan en invitar representantes del trap a compartir sus escenarios. Es así que en la edición 2019 del Cosquín Rock (un festival de rock organizado cada año en Córdoba), Cazzu se encontró sobre la escena al lado de Los Gardelitos. Sin hablar del freestyle de Wos al lado de Ciro y Los Persas sobre su título Pistolas en el Mastai 2019. Un clásico.



El falso comparativo trap/rock que genera el debate :


Aunque la influencia y el gusto por el rock está presente en una gran parte de traperos, los dos géneros siguen líneas muy diferentes. El lenguaje musical es otro, porque la generación es diferente, tanto como la sociedad y los problemas que surgen de ella. El rock vuela tan alto en Argentina que cualquier pájaro que quiera superarlo pasa por la etapa de la comparación con las leyendas nacionales. Así fue con la música electrónica, el hip hop, la cumbia y ahora el trap. Esta oposición común de lo antiguo con lo nuevo no sirve a gran cosa, sobre todo cuando los dos géneros son tan distintos junto con las épocas y los artistas. El rock hace la unanimidad en Argentina desde más de sesenta años. Ya ganó la batalla cultural, es la referencia.


Pero sin jugar en el mismo patio, el trap logró a pesar de todo a revolucionar la música argentina de estos últimos cinco años y con la playlist que te preparé, dejo en tus manos el poder de poder juzgar por ti mismo! Si tu vibra tiende más a lo clásico no dudes en escuchar Wos, si tienes planes de pasar una noche loca argentina, Nicki Nicole será tu referencia y si curiosidad y sensaciones fuertes riman contigo vete volando con Ca7riel!


La playlist está disponible en Youtube por aquí


Inès

Traducido por Sophie


 

Graphiste : Alice Carnec