• Barrios Latinos

Los bailes chinos : música y baile ritual del Chile central

Mis à jour : févr. 13

#CHILE


La historia chilena como la de los países de América latina puede dividirse en un antes y un después de la colonia. A partir de la llegada de los españoles, es más fácil documentarse sobre la cultura y la evolución del país. De la parte precolombina de su historia es más difícil acercarse, por la falta de documentos escritos. Sin embargo las investigaciones musicológicas han logrado encontrar fuentes de lo musical indígena como instrumentos, testimonios de descendientes de indígenas y manifestaciones actuales de la tradición... Considerado como patrimonio cultural immaterial por la UNESCO, los bailes chinos representan este entremedio entre tradición indígena y sincretismo cultural con los conquistadores… pero qué es un baile chino? Qué nos dice de la cultura chilena?


Pequeña definición


Los bailes chinos son una cofradía de músicos y danzantes pescadores y campesinos de la région central de Chile. La palabra “chino” viene del quechua y se traduce como “servidor”, supuestamente de la divinidad. Los chinos han desarrollado una estética y una forma de ritual para expresar su fe en fiestas ceremoniales. Estos rituales respetan ciertas condiciones sonoras, físicas y de organización que les permiten alcanzar estados especiales de conciencia y comunicar con lo divino.


Los rituales respetan una distribución de roles y una organización espacial fija. El instrumento principal es la flauta tocada en bandas y acompañada por tambores. Estos dos grupos se dividen en dos columnas. El alférez, considerado como el mediador entre el pueblo y los dioses, improvisa un canto para transmitir los deseos de su pueblo a la divinidad venerada.


La estética sonora y visual de los bailes chinos grabada por los antropólogos Rafael Contreras y Daniel González, con la participación de Sebastián Lorenzo y Agustín Ruiz como co-investigadores


El baile chino tiene su origen en la época precolombina pero con la colonia se produjo un sincretismo con el cristianismo. Ahora esta danza ritual de la Zona central de Chile y del Norte celebra la Virgen, algún santo, el Niño Dios o momentos importantes de la vida católica. Por eso ahí confluyen características locales (instrumentos, tipo de música y relación a lo divino) y características europeas como el canto del alférez y su corpus de imágenes sagradas.


El ritual : alcanzar nuevos estados de conciencia


Desde temprano en la mañana hasta tarde en la noche, el pueblo sigue un programa muy establecido de saludos con los invitados, almuerzo ofrecido por el dueño, saludo de la imagen sagrada, procesiones y música en vivo más el baile chino. Todo este ritual es regido por una cronología fija y una distribución de roles imprescindible para el buen transcurso del evento. El tamboreo con el “chino puntero” por ejemplo se encargan de la dirección del baile y de su “seguridad” en los momentos difíciles.


Claudio Mercado en “Música y estados de conciencia en fiestas rituales de Chile central. Inmenso puente al universo” habla de los cambios de estado de conciencia de los chinos durante el baile. Según él y los testimonios de los chinos, el baile chino permite comunicar con lo divino, entrando en trance por razones físicas y mentales inherente al baile. El artículo explica que eso es debido a diferentes factores entre los cuales encontramos “la hiperventilación, el espectro sonoro (saturación sonora), el esfuerzo físico mantenido durante horas provocado por la danza y el tañido, la presión psicológica, las palabras muy sentidas del alférez, repetidas a coro por los chinos, la significación del ritual y el consumo de alcohol.”. Estos rituales también tienen alta importancia para la reputación de los chinos, lo que añade a los factores fisiológicos una presión mental fuerte sobre los individuos, la cual ayuda a cambiar de estado de conciencia.


Este último papel identitario y de reputación tiene que ver con la dificultad de tocar durante horas. Como consecuencia del abandono del baile, la burla de los espectadores debilita la posición del chino en su pueblo. “Hay una lucha por querer ser reconocido socialmente como un “chino bueno” dentro del baile” nos explica el autor. El baile chino no se hace solo para el placer de tocar la flauta y bailar, los testimonios muestran que el baile chino hace parte de los individuos y que es una necesidad.


De la importancia de alejarse del eurocentrismo


A primera vista, por su relativa disonancia la musicalidad del baile chino suena rara, desagradable para oídos acostumbrados a nuestro sistema tonal basado sobre armonías y consonancias. En el contexto del estudio de la música latinoamericana es imprescindible tomar distancia y quedarse reflexivo sobre su mirada europea.


El eurocentrismo es aún más perjudicial en el estudio de la cultura latinoamericana por la implicación que tuvo Europa en el desarrollo del continente post colonial. . Los avances de la musicología en América Latina tienen como objetivo de dotarla de una cultura propia para alejarse del eurocentrismo que durante mucho tiempo impidió la construcción de su identidad local. Al intentar imponer su visión del mundo, los europeos han dado referentes culturales al continente de los cuales cuesta alejarse. La musicología, y más específicamente la etnomusicologia fueron unas de las herramientas para llenar el “vacío identitario” que ha dejado la historia colonial.


¿Cómo entender y estudiar los bailes chinos sin dar prueba de subjetividad? Siendo tan distinto de lo que solemos escuchar o ver, estos rituales no pueden entenderse a partir de una visión eurocentrista. Para ir más allá de su subjetividad es absolutamente obligatorio interesarse a la tradición que lleva, escuchar relatos de chinos, entender los objetivos detrás.


Música y resistencia identitaria


El ritual de los bailes chinos se vive tan fuertemente entre los chinos, que es un lugar simbólico que los extranjeros solo pueden mirar pero no vivir, entender y aún menos apropiarse. Si bien los españoles impusieron su idioma y la celebración de santos católicos, los chinos no participan en la misa y no les importa el nombre que le dan a las fiestas. Lo que les importa es la comunicación con lo divino, una experiencia tanto compartida con los otros como individual e íntimas. Aquí aparece claro el poder que tiene la música más que para definirse, para resistir frente a una cultura extranjera que quiere imponerse sobre una otra.


La Virgen está al centro de la procesión, por lo tanto, la estética sonora y de color del ritual pertenece a raíces andinas


Si hablamos mucho de música moderna en Barrios Latinos, es imprescindible interesarse a los lugares menos conocidos de la cultura musical local para entender lo propio de la cultura chilena. La flauta y los tambores son instrumentos claves en la música andina. También son muy actuales estas sonoridades. Los artistas electrónicos locales por ejemplo integran estos elementos sonoros a sus producciones para crear una fusión musical muy rica entre modernidad y tradición. Además es interesante ver que, si la colonización española cambió todo de la vida de los indígenas, la música y los rituales son una herramienta mantener la cultura precolombina y resistir a la imposición cultural europea.


Son también una herramienta para alcanzar otro estado de conciencia : repetitividad, percusiones, momentos compartidos con mucha gente… los detractadores de la música electrónica en la protesta harían bien de interesarse al baile chino para entender lo que realmente pasa en estas dinamicas.


Tanguy

 

Graphiste : Alice Carnec