• Barrios Latinos

Música Ayarichi : las melodías del desorden

Mis à jour : mai 2

#BOLIVIA


Este artículo proviene de notas tomadas al museo de Arte indígena de Sucre en Bolivia.


Hasta ahora, las músicas andinas llevan los mitos de su cultura dentro de sus ritmos y melodías. Basta pensar en la complejidad y la variedad de los instrumentos que la definen para justificar esto. La música es uno de los lenguajes fundamentales de los rituales y junto con los trajes juegan un papel de construcción de identidad de cada grupo.


Tocar, cantar y bailar constituye una manera de vivir y pensar el mundo en la cultura indígena. Si, es difícil tratar de este asunto tan identitario… te proponemos aquí un vistazo de la importancia del baile y de la música en la vida de este país que tiene cultura indígena fuerte. tomaremos a veces como ejemplo el carnaval jalq’a que representa la tradición llevada a su máximo.


Música y Baile, formas de expresión inseparables


La frontera entre música y danza es muy sutil : músicos y bailarines forman un conjunto músico-coreográfico. Los músicos se mueven en una forma de baile y los bailarines tienen instrumentos u objetos sonoros que imprimen una huella sonora al movimiento. Las campanillas por ejemplo se llevan al cinto de cuero y suenan por sí mismas chocandose entre ellas. Un ejemplo aquí en otra región, pocos días después del carnaval de Antaño.



En la interpretación musical andina, los aspectos visuales son tan importantes que los sonoros. La gestualidad y los trajes de los músicos con sombrero, plumas, espejos y cintas de colores que hacen dibujos en el espacio participa plenamente en la dimensión visual del ritual.


Música y baile para producir un orden social…


Dentro del ritual se observa una organización de roles fija. Delante baila un personaje cómico del cual los músicos se dicen hijos.


Una distinción femenino - masculino


La organización de las prácticas lúdicas difundidas en la América indígena desde los mapuches del sur (Chile) hasta los “Salish” de la Columbia británica se interpreta como una manera de producir un orden social.


Las conductas sonoras exponen diferencias de género: Los hombres fabrican y tocan instrumentos, componen las melodías, las mujeres cantan. El modelo de belleza es el de la aguda voz femenina. Es un cumplido decir que canta como una “imilla”, como una joven soltera.


Pero hay excepciones rituales : las mujeres jalq’a tocan el clarinete durante el carnaval justamente en el momento en que el mundo vuelve a un pasado mítico de desorden.


…Cuyo objetivo es la producción del desorden


En los cantos y músicas instrumentales de los jalq’a utilizan una técnica que consiste en superponer de manera muy libre, poco coordenada, dos o más voces. Cuando cantan un taki payanaku por ejemplo (un canto tradicional del carnaval), el muchacho y la muchacha entran uno antes del otro y así no coinciden en los finales de frases... varían la melodía y a veces cantan textos diferentes simultáneamente.


Unas coplas de carnaval y espectáculo cómico Taqui Payanaku


Este procedimiento es utilizado por los músicos de los rituales, los “Monos” . Esta estética jalq’a se puede definir como “un placer de la desorganización “ cuya expresión máxima es la música de carnaval. El grupo se forma de un cajero y de uno o más tocadores de qena (flauta). Les acompaña un grupo de personas que mueven banderas al ritmo del tambor (caja).


Los monos


Los monos son personajes cómicos. Hablan con voz aguda de falsete y hacen bromas como entrar a las casas y robar huevos .. su rol es sembrar el desorden. Son considerados como maestros. Conocen profundamente el ritual y la música. Una gran parte de su repertorio se vincula con el alcohol : algunos temas sirven para estimular los invitados a tomar o a contrario a dormir cuando abusaron.


Entre los que tocan qena (tipo de flauta), hay el mono mayor que manda y los otros siguen. Esta jerarquía se refiere a la interpretación : el mono mayor empieza, los otros siguen produciendo una sensación de desorden.


Pueden portar varios instrumentos y pasan de uno a otro cuando quieren. Cada mono toca su propia melodía de carnaval añadiendo un poco más al gigantesco desorden asociado a un pasado que muchos mitos describen como tiempo de desorganización.


Disfraces e instrumentos


Se visten de dos colores contrarios (allqa). Este código visual indica la ruptura del orden, asociada a entidades diabólicas.


Los instrumentos de carnaval evocan estas entidades diabólicas de las profundidades de la tierra. Se dice que en la época del carnaval se oyen en los ríos y en las quebradas los pinquillos (una flauta de los Andes) tocado por el tata pujllay (diablo de las profundidades de la tierra) que inspira a los músicos las más bellas melodías


Los instrumentos son mayoritariamente de viento. Entre estos encontramos la sabra, clarinete con pabellón de cuerno que produce sonidos de una sola altura; el toqoro, una caña proveniente de las Amazonas, el Pinkillo, instrumento del carnaval tarabuco. Este último tiene seis agujeros para producir la melodía más técnica, muy compleja y sofisticada, que consiste en abrir agujeros laterales para modificar el timbre y la textura. El erke es el instrumento central del carnaval. Se dice que es la voz del saqra, divinidad principal de este ritual que inspira la música y los tejidos.


El charango es el instrumento de cuerda del carnaval. Es de origen mestizo pero abundantemente utilizado por los indígenas de Chuquisaca tanto los jalq’a como tarabuco utilizan charangos de tamaño diferentes : más pequeño para la música de pascua y el Karin que es más grande.


Un calendario musical


En la región se dice que la música hace caminar el tiempo. La característica principal de la música es esta estrecha relación con el tiempo anual. Cada instrumento o música se toca en épocas determinadas produciendo una conciencia del pasar del tiempo.

Los periodos son llamados “tiempos”, cada uno siendo asociado por la música a una experiencia particular de los sentidos y a divinidades específicas del panteón : santos o entidades diabólicas.

Ⓒ Museo de arte indigenas, Sucre, Bolivia


Estos tiempos marcan la vida de los pueblos, con un calendario que define cual música y cuales instrumentos deben ser utilizados durante tal o tal periodo. La distribución de roles de género se transparenta en las costumbres musicales con instrumentos diferentes. También en la música tradicional es destacable una cierta visión del mundo indígena.


Así, una característica sumamente importante de la música ayarichi es la producción del desorden. Ahí tenemos un punto en común con lo que habíamos visto en los rituales Bailes Chinos : una descoordinación produce una asonancia que parece rara a primera vista pero que se llena de sentido al ver los mitos de la comunidad indígena.


La tradición hoy permanece fuertemente con el carnaval cada año. Esta se nota también en la vida diaria con todas las mujeres vestidas de trajes y tejidos tradicionales y con el asiento muy importante que tienen las culturas indígenas en la cultura boliviana desde Evo Morales.


1 año de vida en 1 hora de música


Tanguy


Más informaciones : https://revistas.ucn.cl/index.php/estudios-atacamenos/article/view/449/432

 

Graphiste : Alice Carnec