• Barrios Latinos

Magin Díaz, el “orisha” de las tierras colombianas

¿Tú también estás cautivado por la belleza de este diseño de embalaje? Pero todavía no conoces la historia detrás de ella… Si quieres saber cómo un cantante colombiano de 95 años se encontró en Los Angeles al lado de Bruno Mars y Kendrick Lamar durante la sesentava ceremonía de los Grammys Awards, te dejo leer este artículo. Y podrás encontrar una leyenda colombiana que, desde su anonimato, tuvo influencia en toda la música afro-colombiana actual y conoció el reconocimiento solo al final de su vida.



Pero quién es realmente Magin Díaz ?


Cuando sales tu primer álbum a los 90 años, es difícil hablar de revelación. Por lo tanto, es bien después de haber superado las nueve decenas que Magin Díaz conoció sus primeras grabaciones, sus primeras recompensas y sobre todo el reconocimiento.


Para presentar esa leyenda colombiana, podríamos empezar por su estado civil. Pero no es tan simple. Oficialmente, Magin Díaz nació en 1922 en Gamero cerca de Cartagena en Colombia. Pero en realidad, su registro de nacimiento era incorrecto y era muy probable que Magin Díaz fuera más vieja que lo indicado en sus papeles. Sin embargo, es cierto que fue educada en una familia de músicos con un padre bailarín (Felipa García) y una madre cantante de bullerengue (Domingo Díaz). Su familia le permitió aprender la música (el canto y las percusiones tradicionales del bullerengue y de la cumbia). Pero la pobreza la obligó trabajar en el campo y no aprendió a leer y escribir.


Y el bullerengue en esto ?


El bullerengue es un género musical compuesto exclusivamente de percusiones tradicionales heredadas de la cultura afro-descendiente en Colombia (maracón, llamador, tambora y alegre). Llevado principalmente por mujeres, el bullerengue es solamente preservado por la tradición oral, lo que constituye a la vez su riqueza pero también su debilidad. Es muy extendido a las comunidades de ascendencia africana en el Caribe colombiano y panameño.


El anonimato y la construcción de la leyenda


Con su analfabetismo y la tradición oral de sus composiciones, Magin Díaz no lograba imponer su nombre más allá de su región natal desde su pueblo totalmente aislado en las montañas y alejado de las grandes ciudades como Bogotá, Cali o Medellín. Sin hablar del hecho de que no firmaba sus canciones y por consecuencia no percibía ningunos derechos de autor. Abandonó rápidamente la esperanza de vivir de su música aunque siguiese cantando y tocando para un grupo intitulado Los Soneros de Gamero. Aunque era muy apreciada por los pobladores de su región, su fama no llegaba al corazón de Colombia. No obstante, sus canciones resonaban en todo el país : Rosa (popularizada por Carlos Vives), La totuma, Espíritu maligno… A partir de los años 80, fue más invitada en festivales (Barranquilla, Cartagena, Cali…) y reconocida por importantes instituciones (Ministerio de la Cultura, Sayco…). De compositor pródigo pero marginalizado, vuelve la gran leyenda de la música afro-colombiana, encarnando el mito de la cantante activa más vieja del país y quizás del continente.



El reconocimiento


Los últimos años de su vida le permitieron realizar numerosas « primeras vez ». En 2012, grabó por primera vez un álbum intitulado Magín y Santiago. 2 discos siguieron : Magín Díaz y el Sexteto Gamerano en 2015 y El Orisha de la Rosa en 2017. Este último le permitió ganar el Premio del mejor diseño de embalaje en los Grammy Awards en Los Angeles en 2018 y el Premio Nacional Vida y Obra del Ministerio de la Cultura colombiana en 2017.




Este álbum particular, constituido por los recuerdos de Magin Díaz, es el resultado de numerosas colaboraciones con artistas, ilustradores, productores colombianos y más ampliamente latino-americanos. Pueden pertenecer a la nueva escena colombiana (Monsieur Périné, Li Saumet del grupo Bomba Estéreo, Systema Solar), a la escena histórica y tradicional del país (Totó la Momposina, Petrona Martinez) pero también más allá de las fronteras colombianas : La Yegros (cantante argentina), Chango Spasiuk (acordeonista argentino) o también el guitarrista congoleño Dizzy Mandjeku… Este álbum traduce un verdadero encuentro de diferentes universos, diferentes generaciones y culturas alrededor de la musicalidad del legendario Magin Díaz. Así, logra convocar el pasado, el presente y el futuro de la música colombiana.


Si eres curios@ de conocer el ámbito de este trabajo y sumergirte en el centro de la cultura musical colombiana, puedes escuchar El Orisha de la Rosa de Magin Diaz. Te aconsejo particularmente la canción Sonria de los Palmares. Y si quieres conocer más a la historia de Magin Díaz, te dejo su sitio web : https://magindiaz.com.



Inès

9 vues0 commentaire

Posts récents

Voir tout
 

Graphiste : Alice Carnec