• Barrios Latinos

Otratierra: la escuela de los futuros artivistos

Hace un tiempo, en nuestras zambulidas en Internet, Sophie y yo encontramos el proyecto de un viejo conocido que nos llamó la atención : Otratierra. Bastante explícito en su nombre, este proyecto dirigido por un equipo de artistas busca reconectar sus prácticas y su activismo para permitir que se escuche una multiplicidad de voces mediante la creación de una red internacional de artistas. Esta escuela forma parte de un movimiento más global llamado Artivismo que surgió en la década de 1960. Nos reunimos con dos de ellas, Mélissa y Nirlyn, para una charla que nos motivó a retomar posesión de nuestra fuerza creativa para cambiar el mundo. Y sí, nada menos.



En 2010 cuando Nirlyn, artista corporal venezolana, productora cultural, docente e investigadora feminista, conoció a Mélissa, artista ecuatoriana, mediadora y productora cultural, durante un encuentro virtual con actores latinoamericanos del mundo de la danza. La onda fluye con rapidez y Nirlyn propone a Mélissa encargarse de la programación y la mediación cultural de su festival Plataforma Internacional de Danza (PID) en Salvador de Bahía. Este encuentro marca el inicio de una colaboración basada en varios valores comunes, en particular la destrucción del Estado capitalista-patriarcal (hay que entender por qué nos llamó la atención).


Y si esta visión forma parte de todas sus actividades, Artivismo es su emblema. A través de clases, talleres y plataformas de creación colectiva, entre otros, los tres miembros pretenden formar a una generación de actores culturales que piensen y actúen globalmente para construir otros imaginarios y prácticas en el mundo. Así, Otratierra es un « espacio de aprendizaje y una plataforma de encuentro y articulación entre personas de diferentes regiones, clases, géneros y razas, que pretende globalizar la idea de una vida digna para todos en el siglo XXI. » Los cursos que se imparten en portugués, francés y español permiten la conexión de artistas que se encuentran en Sudamérica o África, así como en el Caribe, América y Europa, según se indica en su página web.


Después de tres minutos de debate, la energía de estas dos mujeres que se están movilizando para crear una nueva visión global del lugar que ocupa el ser humano en esta tierra nos tomó por el cuello. Así que les dejamos hablar, con la esperanza de que tu también te dejes convencer.


---------------------------------


¿Qué impacto creen que tendrá esta escuela a largo plazo?


Nirlyn: Creo que tener una visión "artivista" ya está teniendo un impacto porque es mirar a través de la acción, el "activismo" desde una perspectiva creativa y creo que, para empezar, ya está teniendo un impacto porque estamos "acostumbrados" a actuar de cierta manera y hacer activismo sin poner demasiado énfasis en el aspecto creativo. Me parece un poco exagerado decir que vamos a superar no sé qué, pero es cierto que estaría bien producir un poco de esa "ola".



Melissa: No es casualidad que los cursos estén hechos con inspiración en acciones latinoamericanas, porque hay muchas allí. El siglo XX está lleno de tradiciones en las que los artistas son activistas y los artistas activistas, así que creo que eso ya sea un poder en sí mismo. Y el otro poder, digamos, es el impacto de no pensar solo a nivel nacional, de no pensar que mi problema nacional sea diferente al de México, que sea diferente al de Bulgaria. Tenemos que pensar en cómo los activistas búlgaros y mexicanos puedan trabajar juntos para crear un impacto general porque hoy en día nuestra crisis es más global que nunca.


¿Cómo se les ocurrió la idea de utilizar el arte como medio para educar en el activismo?


Melissa: Para mí es evidente que hay un tipo de conocimiento que no se puede transmitir a través de las palabras, no proviene del conocimiento racional sino del impacto que se va a crear. Y no hace falta pasar por las palabras para transmitirlo, va de sensibilidad en sensibilidad. Hay algo mágico pero a la vez provocativo con esta distancia entre la sensibilidad y la creatividad porque es el hecho de no tener certeza. En realidad, no hay una forma universal de presentar las cosas y que se interpreten de la misma manera para todos.


Pero las sensibilidades son todas diferentes, ¿cómo establecer un medio de transmisión que hable a cada artista individualmente?


Nirlyn : Para poner un ejemplo, ahora mismo nos enfrentamos a una crisis mundial debido al aumento de los abusos contra las mujeres en todo el mundo, que está creando cada vez más una especie de regla que decidiría si una mujer ha sido violada o no. No hay manera de decir cómo y qué sentir para apoyar a una víctima de violación y por eso desde ahí está la sensibilidad, y desde ahí está el arte que permite esta catarsis que puede venir de una creación, y eso es una gran fuerza. De hecho, no es igual hablar con una víctima de violación que ofrecerse hacerlo. La idea es decir: "Vamos a dibujar, a cantar" y mientras esta persona grita, canta, va creando cosas.


Lo que hacemos es establecer ejercicios que cada uno puede hacer a su manera. No hay una forma estándar de hacerlo, pero cada persona se identificará con un acontecimiento, entenderá por sí misma lo que pasó y lo que quiere hacer con esto. Es un ejercicio simple, que para otra persona puede no significar nada. Pero la sensibilidad artística tiene esa capacidad de conectarnos con un sistema de conocimiento más profundo y eso es lo que buscamos.


De ahí la importancia de contar con personas muy diversas?


Melissa: Es una manera y una forma de vivir, es como ver el mundo en su complejidad. Sentirse responsable cuando alguien habla y entender lo que la otra persona dice es esencial.


Hablan mucho de las luchas, ¿qué luchas son especialmente relevantes para ellas?


Melissa: Lo estamos pensando para que haya varias vertientes en Artivismo, pero las ideas feministas son transversales en la lucha global actual. Así que podemos decir que nos interesan más, en este mismo momento, los temas relacionados con el "activismo feminista": temas medioambientales, temas sobre los territorios, sobre la privacidad, sobre la aceptación del propio cuerpo, sobre el respeto a la naturaleza desde las bases feministas. Probablemente tendremos otros cursos que se centrarán más en un aspecto más "ecofeminista" o "ecologista", en relación con la inmigración de los territorios que están en lucha, cómo sus historias permiten producir un conocimiento universal desde la experiencia de América Latina.


Nirlyn: La sensibilidad artística tiene esa capacidad de conectarnos con un sistema de conocimiento más profundo y eso es lo que buscamos. Somos seguidores de estos artistas, de sus conocimientos, ya desde el siglo XX. Aquí tratamos de aprovechar de la imagen que tenemos, del registro que tiene esta obra, para aprovechar la historia de las mujeres para saber cómo comportarse como mujer en el mundo.


Melissa: Y nos gustaría mucho establecer un vínculo con los países africanos francófonos. En definitiva, nos gustaría abrirlo a todos los continentes. Tenemos muchas cosas en mente, tenemos mucho trabajo que hacer sobre cómo lanzar estos proyectos en lugares que podrían ser interesantes, y averiguar cómo hacerlo. También vamos a lanzar este proyecto en inglés también.
















¿Cómo se organizó el aspecto organizativo del proyecto?


Melissa: Fue muy rápido y salió muy bien porque recibimos un impulso del consulado francés en Bahía, Brasil. Cuando empiezas a poner en marcha un proyecto, esa ayuda es muy útil.


Nirlyn: También se cuestionó el aspecto virtual en relación con los horarios de las clases. Pero desde que empezamos, hemos comprobado que, a pesar de la diferencia horaria, podemos seguir juntos, irónicamente.


Precisamente, ¿cómo pretende unificar a todas las generaciones de artistas en este proyecto?


Melissa: Creo en la creatividad, y precisamente en la idea y el deseo de tener otra forma creativa de actuar en el mundo, creo que ese es el vínculo que lo une a nuestro proyecto. Además, tener la responsabilidad de hacerlo es precisamente encontrar la forma creativa de transmitirlo y me parece que esta es la mejor manera. El hecho de que las luchas, las formas de protestar, de decir las cosas estén un poco pasadas de moda se está actualizando.


Nirlyn: Los activistas tradicionales tienden a ser extremos, ser de izquierdas o de derechas, ser mujer o hombre, pensar en blanco o en negro. La creatividad entra en la caja de la complejidad, la sensibilidad, la capacidad de identificarse con una u otra parte. Hay una práctica que no debería formar parte del activismo tradicional.

En general, eso es el arte, porque no se ve sólo un lado, como si sólo tuviera un lado que ver. Hay de todo: blancos pobres, negros ricos, mujeres u hombres transexuales. Es como todo, hay complejidad en cada área. Las nuevas generaciones tienen que ser capaces de establecer una conexión y crear sus propias luchas, de lo contrario no podremos llegar a ellas.


¿Cómo consiguen no perder el optimismo ante todos los problemas que tenemos que resolver y la falta de capacidad que nos impone la crisis del coronavirus?


Melissa: Personalmente, creo que todos tenemos esa sensación de parálisis ante los problemas que nos rodean. Pensar globalmente y actuar localmente en la situación y el lugar donde nos encontramos nos parece esencial. No creo que una sola persona pueda hacer milagros, pero trabajar juntos es un reto. La vida no va a mejorar con el tiempo. Se ha vuelto más complejo, y creo que estamos en un periodo de colapso. Al principio de la pandemia, escuché a Angela Davis, es una de las feministas que más me gusta escuchar porque tiene mucha serenidad y asertividad. Tiene esa capacidad de hacernos entender que estamos en el mejor momento para actuar pero que la pandemia ha calmado las iniciativas. Durante una conferencia con otras feministas, dijo que era el momento de comprender que el mundo sólo es un mundo en el que podemos luchar juntas, y que nunca podría haber un momento mejor para luchar a nivel internacional y marcar la diferencia. También se debe a que mucha gente tiene acceso a Internet, y a la importancia de esas herramientas para conocer a otras personas.


¿Cómo consideran la importancia de la música en el artivismo?


Melissa: En el ámbito del arte, creo sea la música la que más consigue crear una comunicación, un lenguaje universal.


Nirlyn : - Sobre todo porque la música es el arte más utilizado en mi opinión porque todo el mundo la escucha.


Melissa: Y es una fuerza: la música tiene el poder de producir, de unir a la gente. La música como arte es un arma muy poderosa y ahora con la mezcla podemos transmitir más fácilmente un mensaje general. Es algo genial y eso es lo que me gusta, la mezcla de géneros musicales. Realmente puede transmitir un mensaje concreto y universal. Nos conecta con nuestros antepasados, con las generaciones más antiguas cuando no tenemos una idea concreta en nuestro vocabulario. O como la música puede conectarnos con el futurismo o el futurismo latino que está surgiendo. Estamos trabajando en cosas que ya existen porque en América Latina la presencia de nuestros antepasados es muy importante. No los negamos, nunca. Así que, si tenemos que integrarlos en el trabajo que estamos haciendo, reactivándolos a través de todo lo que sigue vivo, lo haremos para representarlos en el presente, que es algo que está muy presente ahora en la música. Está ocurriendo en los collages, en el arte visual y esa es una riqueza que exploraremos, para determinar cómo cada uno de nosotros va a explorar eso materialmente.

---------------------------------


Y después de asistir a una clase, sólo podemos recomendarte que te inscribas en las próximas sesiones (inscripción entre marzo y abril) para entender cómo las luchas son transversales, como las cuestiones medioambientales, la aceptación del propio cuerpo y el feminismo, tienen que considerarse con el mismo grado de importancia. Al mezclar la sociología, la filosofía y la teoría política con las acciones artísticas y activistas realizadas hasta ahora, Otratierra permite repensar el mundo poniéndolo en perspectiva con las experiencias de personas con diferentes vivencias y culturas para unificarlas mejor, y por ello nos quitamos el sombrero.


Aunque el arte no tenga la única vocación de reivindicar un mensaje, en Barrios Latinos nos parece esencial proponer a quienes tienen una visión comprometida de la vida cotidiana para crear un mundo nuevo en el que todos tengamos nuestro lugar para florecer serenamente. Por eso, artistas de todos los países, ¡unámonos para construir un mundo mejor!


Nos vemos en clase entonces, y nos dejan en la música con una pequeña playlist (en Spotify o Youtube) que huele a activismo y energía creativa.


Sophie et Elise

40 vues0 commentaire

Posts récents

Voir tout